«

»

dic
23

Herramienta para buscar paz interior

No hay nada como estar en paz con uno mismo para emprender nuevas acciones.

Esto es coaching en esencia.

¿Qué me impide hacer lo que quiero hacer?

Puede ser algo concreto o la suma de varias cosas.

Hoy te propongo que quites parte de la niebla que no te deja ver esas limitaciones.

Son tres acciones que las puedes hacer en el orden que quieras, lo importante es que hagas las tres y no te demores mucho en hacerlas.

1. Perdonar a alguien o alguna acción que te hayan hecho enfadar.No es simplemente que busques la acción y ya está.

Has de entender la situación y poder recordarla sin esa sensación negativa.

Ponte en su piel, en ese mismo momento, con su misma situación, con sus creencias y valores.

Pregúntate:

¿Qué es realmente lo que te molestó?

¿Con qué intención lo hizo?

¿Con qué intención lo hizo? (ahora intenta responderlo desde su perspectiva, su situación, sus creencias… )

Qué parte del enfado es producto de:

- La diferencia entre lo que esperabas que pasara y lo que pasó.

- Tu dificultad para aceptar una nueva realidad.

- La forma de ser de esa persona fuera de la acción en concreto.

¿Qué tiene de positivo la situación que intentas perdonar? Seguro que algo hay, sino no estarías intentando perdonarlo.

¿Hay alguna creencia suya que es contraria a una tuya? ¿Qué puedes hacer para aceptarla sin modificar la tuya?

Después de indagar tu percepción habrá cambiado. Sigue indagando hasta encontrar lo que te haga estar en paz con esa acción.

Pregúntate a ti como si fueras otra persona.

Si esto le hubiera pasado a una amiga. ¿qué le dirías para conseguir hacer este cambio de perspectiva?

Muchas veces nuestro enfado es debido a que: “lo que pasó, no es lo que creías/esperabas que tenía que pasar”.

La realidad es la que es, cuanto antes aceptes lo que ha pasado, antes dejarás de sufrir.

2. Elige algo en lo que ayudar.

Busca algo en lo que puedas aportar a cambio de nada.

No tiene porque ser una acción benéfica propiamente dicha.

Tal vez haya un amigo, familiar, compañero de trabajo, que sepas que hay algo que no sabe o no puede hacer y es importante para él.

Des
de ayudar en un comedor comunitario a ayudar con el curriculum a alguien.

Es importante que lo hagas, sin ni siquiera esperar una sonrisa o un gracias a cambio.

Tu recompensa será más completa cuanto menos recibas a cambio. Cuanto menos recibas, más formará parte de ti esa acción y mejor te hará sentir interiormente.

3. Haz algo solo para ti.

Busca algo que quieres hacer, pero vas posponiendo por motivos de tu entorno.

Igual que antes, no es necesario que busques grandes objetivos, simplemente puede ser ver una película que quieres ver, una revista que quieres leerte tranquilamente o ir a un cursillo de pintura.

Busca esa acción, hazla con todo el cariño hacia los demás y con la única explicación de que es algo que quieres hacer para ti mism@. Es muy importante que ni lo justifiques, ni busques una compensación, no des alternativa a nadie respecto a esa acción.

Cuanta más importancia te das a ti mism@, más profunda será tu atención a todos aquellos que te importan.

Estas tres acciones te ayudarán a conectar contigo, a darte cuenta de lo que piensas y lo que te importa.

Te habrá permitido conectar con tu interior y despejar la niebla, permitiendo detectar algunas cosas más profundas o que no querías escuchar que te limitan.

Tal vez no tengas claro que has visto o ha sido un simple flash.

Seguro que si después de hacer estas tres acciones, te preguntas: ¿Qué crees que te hace estar nervios@? o ¿Qué crees que te impide hacer lo que quieres hacer? Encontrarás una respuesta más sincera y profunda.

¿Quieres que te ayude un coach?

coach@retocoaching.com

Vuélvelo a hacer siempre que sientas algo que te hace sentir más nervios y no sabes qué es, o algo te limita y no eres capaz de distinguirlo.

Nuestro mayor miedo.

Felices fiestas!!